Rafael Parra Barrios

Cañaveral

Cañaveral, hermoso pueblito,

con su gente alegre y laboriosa,

emprende caminos con fe religiosa,

y protege así sus manos hermosas.

 

Cañaveral y sus seres

ofrendan sus vidas a la familia y vecindad,

buscando justicia y equidad,

tras el encuentro de la verdad.

 

Cañaveral y su mujer popular,

es María Perfecta, plena de bondad,

anda por su calles con humildad,

irradiando sonrisa, ejemplo de paz.

 

Cañaveral y sus tamarindos

endulzados con papelón

juegan los niños y disfrutan con amor

el guarapo dulce calma el calor.

 

Cañaveral y su cultura popular,

suenan los tambores,

la gente baila que baila,

la alegría canta que canta.

 

Cañaveral es fervor

por San Pablo Apóstol y su procesión,

recorre sus calles con su bendición,

irradia el perdón y su compasión.

 

La Virgen María ilumina el camino.

Un pueblo erguido recibe su luz,

para seguir progresando,

esa es su virtud!

 

Cañaveral, y sus luchadores

próceres locales por su identidad,

como Carlos Parra y su bondad,

ahora desde el cielo con eternidad.

 

Asi es Cañaveral,

unido y laborioso,

humilde y fervoroso,

cristiano y bregador.

 

Comentarios1

  • Rafael Parra Barrios

    Cañaveral forma parte de Independencia desde 1870. Antes era de Cocorote, pero siempre adherida a San Felipe.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.