Maryrios

Seducción.

Tu voz entona caricias que dan calidez a mi alma.

suavemente me apasionas

y con miradas que me atrapas.

 

Esclavizas mi inconsciente con ansiedad desmedida  

 en silencio me seduces

me dejo atar a tu vida.

 

¿Por qué todo lo que tocas enloquece dulcemente?

Me elevas junto a ti al cielo

me das luz, das esperanza.

 

Y en esta absurda locura que nos ata y nos desata

¿por qué no huimos del mundo?

para vivir el delirio de esta pasión que nos mata.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.