Aviador nocturno

"Mail"

 

¡Hola!:

 

No vaya a tomar ni agua si lo dejo.

Usted puede ser feliz un día…

Como lápiz en manos de un niño.

Ya verá, aún no es tarde…

Y a mi salud no le hace falta su medicamento.

Además, muy dentro de mí,

sinceramente, me aburre…

Con eso de que lo corrige todo,

sea bueno o como usted.

Y las defensas se me caen,

pero, ¡listo!, no me quejo...

A veces hasta me da igual.

Si caigo, creo que ese momento será después

de que compre unas cartucheras.

Oiga, todavía estoy bien.

 

PD.

 

Si lee este aviso es porque me quiere y… lleva.

 

¡Chao! Cuídese, profesor de la nada.

 

¿Ahora sí escribí bien?

 

Solo medio “hola” y se le activan los iones, ¿no?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.