Samuel Santana

Búsqueda

Yo te percibo en el cristal del reloj,

en las notas negras de un viejo piano,

en el  rodaje de las golondrinas,

en las mañanas tibias y  en el tono bajo y  vago

del viento que da contra banderas de plegaria.

Tu nombre anda con el centellear del relámpago,

con las hondas del mar,

con el humo de las noches,

con el reflejo de la luz y

con el vacío de las aguas de invierno.

Corro tras tu silueta como antílope en el desierto.

Pero te esconde entre sombras de sauces,

bajo peñas partidas;  

sin dejar rastros, marcas o señas.

Aunque con fuerza te llamé,

la voz quedó encadenada a una pared.

He preguntado a las

 gotas del rocío, a los nardos,

al plenilunio, a la noria,

a los filtrados rayos entre hojas del bosque,

al resplandor del mediodía,

al azul del infinito, al corazón de la tierra

y a la lumbre de la montaña.

Inútil, fútil y banal esfuerzo.

Amor, dime dónde encontrarte.

Estoy exhausto, desorientado,

cansado, triste y sin ti

 ¿cómo puedo vivir?

 

Comentarios1

  • nelida moni

    Samuel, hermoso e inspirador tu poema
    Saludos
    Nélida



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.