José Esparza

Elegía

Te vi pasar tan solitaria aquella noche
mirando al horizonte sin querer voltear.
Eras una bella luz entre toda la sombra;
Yo, el más grande aspirante, y tú, mi más grande afán.

Desde aquí dentro, desde mi profundo amor,
te escribí sobre el viento la más hermosa canción.
Ya hoy se perdió, se perdió en la oscura primavera,
y el dulce invierno trajo consigo un adiós.

Te vi pasar tan solitaria aquella noche,
con tu paso rápido sobre la larga acera.
Tu largo cabello rozaba tu cintura,
y yo miraba absorto a tu mirada perdida.

Tal vez no sepas que aquella oscura noche,
mi más grande sueño murió dentro de mí.
Pues aquella noche, a manos de otro hombre,
te nació una sonrisa que jamás te dí.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.