Jesheral

QUEDÓ LA DUDA

Secuestros vienen, secuestros van

ahora fue un futbolista

que registran en la lista

con el nombre de ALÁN.

 

Este se volvió fallido

ya que el "dizque" secuestrado

al captor dejó golpeado.

Y así lo declaró PULIDO:

 

-Agarré un palo de ñirre

y desconté a mi captor

pues también fui leñador.

Con esto concluye IZAGUIRRE.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.