Santiago Miranda

La piedra angular del cielo

La vida no es un sueño
pero puede llegar a ser ese sueño. -
Novalis

 

Fundarse en la falta
mantenerse
                estoicamente en pie  
refugiarse de los embates de la tormenta
y la locura, tras fragmentos cúmulos de sueños
                                                amputados
                      como esquirlas de espejos
resistiendo, aguantar el paso del mundo
resistiendo el resistir
                 la vorágine de energía
que amenaza desintegrar en su danza
al hombre tras el nombre
                                      profanado
                a lo bello tras el sueño
dueño y esclavo de los acontecimientos
acometidos

Descansar en el descanso
respirando
               las dunas de la tarde
llénense del tibio aliento todos los oestes de las rosas
desplazándote mas lejos de las montañas de tus padres
                                                         abrasados
                                 yesca altiva oh adivina
presencia extranjera, deja correr los ríos
como dedos por las tierras baldías 
          al remolino de la furia y la escarcha
al camino de los gigantes y de bestias
el resistir de la marcha 
                                                        divínas
                          que se lleva como arterias
entre el cuello y las caderas de cavernas
y frondosos repliegos.

 

Piélagos y archi-piélagos de reseca y quebradiza piel
duques del cielo y lo celeste;
Algo esconde la palabra, un tabú, un incesto/tácito contrato
implícito sobre nuestra agresividad y poder
polo pasivo del acto/nuestra posición alterna(¿tivas-dádivas-tenemos-alguna?)

 

Algo encubre vuestro discurso lleno de nuestro llanto
algo como el reflejos de infinitos destellos de tigres rayados sobre el mar
algo como el fluir de la miseria en los ojos del obrero que calla y
algo grita en la mirada al mismo tiempo; Hay golpes en la vida, tan fuertes, yo lo sé.

 

Mis ojos rotos parpadean las noches sobre los prados
mis ojos rotos centelleando temores que vigilan en lo alto
lo bajo que nosotros estamos, más allá de las pepas del ponto
vástagos de ruinas;
                       patear las promesas
como piedras
                     como cuerpos           dispersarlos
cuando brillaban                                              en lo alto
              siendo aún                  jóvenes ideas
somos las piedras             duras                 del corazón. 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.