argantonio

¿Por qué?

¿Porqué dejar a la muerte

que imponga su dictado?

¿Es que estoy ya sentenciado

a no conocer mi suerte?

 

¿Hemos de inclinar la cerviz

sin revelarnos contra el sino?

¿Debemos llorar o réir ante el asesino

y aceptarlo mansa e inocentemente feliz?

 

La muerte no nos libera de nada,

más bien interrumpe la vida,

como rayo que no discrimina.

 

La muerte paciente nos aguarda,

ella mata sin causar herida,

es el reloj que se para cumpliendo su rutina.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.