ERIS888

Juego de niños.



Todo tiene un comienzo,

fuimos dos almas gemelas

sin conocernos, ya nos amábamos

bajo la inocencia de dos niños encontrados.

 

Te veia jugar

sin poderte tocar

mientras tu me esperabas

al verme marchar. 

 

Esperamos conquistarnos,

frente a frente quisimos vernos

fue perfecto despues de muchos años 

tan solo querernos.

 

Bastaron, minutos y horas

para encantarnos sin razon

susurrarnos con el corazon,

aunque despues fuera motivo de dolor.

 

Pasamos bellos momentos juntos,

fuimos uno, con pasion y entrega,

nos llevamos al otro sin pensarlo

encontramos lo que buscabamos

jamas nos sentiamos solos, ni abandonados.

 

Pero llego la intranquilidad, peleas

desastre tras desastre

infidelidades y reclamos

la magia se desvaneció

nos separamos por la ambicion. 

 

Volvimos de nuevo, pensando en ese gran amor

perdonando y olvidando

mentira tras mentira

nunca hubo perdon ni olvido.

 

únicamente interes de hacer sufrir

ver como poder hundir

aquel sentimiento,

que solo provoco huir.

 

Pasaron los años

haciendonos mas daño,

lentamente destruyendo lo comenzado

solo fingiendo y atenuando, lo vengado.

 

Hoy se pone fin a un juego de niños

que ya no son tan inocentes

golpeados y asustados,

borraron el bello pasado

por cicatrices marcadas

de un amor intenso y desgraciado.

 

Ya no hay arrepentimiento,

no hay angustia,

lo que se presumio arruino todo,

no hay confianza, ni esperanza,

ya se derrumbo con gracia.

 

 

Los sentimientos son sagrados,

no se hace por hacer,

no se dice por decir,

no se besa por besar,

tampoco se pasa el instante por pasar,

sino se sentia, que caso tenia no sentir, ni amar.

 

Esperar lo inesperado,

traición y mas dolor,

dejar que pase mas tiempo

navegando a la deriva sin un motor.

 

Cada cita

era mas desagradable

incomodo e irritante

ya no bastaba, vagar asi.

 

Llego el fin, tan anhelado fin,

del querer de dos niños

convertido en el odio de dos adultos

el costo pagano

de amar y ser amado,

engañar y ser engañado

jugar y ser vencido.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.