Araceli Vellber

Seguridad.

Tú querías seguridad

y yo, mandaba besos sin protección

y daba saltos sin paracaídas

y sin embargo,

mi seguridad

consiste en decirte que no te pertenezco,

soy esa clase de mujer que elijo

y cuando caigo al suelo

solo me queda levantarme,

mirar hacia adelante,

sacar el lápiz de carmín y teñir de rojo el aire



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.