avis

El Tránsito

 

Soy a quien no le respondes
Soy ese a quien no le dices como estás
Soy ese ser misterioso que camina por las calles buscando la tranquilidad
Esa idea inconclusa que se escapo con el aire y me detesta poco a poco
Voy como quien huye de la vida entrelazandose en sus brazos, viviendo
Soy el Arlequín que es capaz de hacer todo con la fuerza de los astros
Soy el tránsito.

En este fluctuar de palabras incesantes que llueven intentando alcanzarme para hacer nacer el color de mi piel;
Mientras las balas silban intentando destrozar mi cuerpo,
Camino por que es mejor recrear los pensamientos,  cansando a la mente en su afán de olvidarme
Tras pasos largos que se hacen lentos sobre las Arenillas de mi reloj
Tras la estela de las estrellas.

Al abrir los ojos recuerdo que hay conexiones verdaderas
El aroma de otro cuerpo sobre el mio y el abrazo de mis gatos.
Saludo al sol dentro de mi pecho y  levanto a la luna en otras tierras,
Escuchando hablar a los gatos entre ellos mientras entono el Hare Krishna en la bipolaridad de dos energías que confluyen en mi propio ser.
Soy de alguien y soy de mi, me duele el pecho como ácido que desgarra mis células al querer tenerle cerca entre mis brazos
Inundando la luz con las buenas nuevas de dos amantes que se encuentran tras la escafandra de un hito silencioso.

Debí arrancarla del camino y llevarmela en mi meseta
Antes de que le salieran alas y volara en el tiempo que se rehúsa a encontrarnos.
Rehusó de aquellos que quieren acompañarme. Su energía esta en mí caminando sobre mis pasos
Yo veo el cielo a través de sus ojos
Entre la esquizofrenia
Las alucinaciones
Y los delirios.

Se resecan los labios con tan solo pensarlo
Soy quien no espera  por que está,  por que tu estás
Quizás no tengas nombre y yo sea el tránsito pero mis manos se traslucen haciéndome uno con las palabras
El viento pierde el ritmo y el deseo entra en Sanyasi escuchando los murmullos
Murmullos de mis amigos que duermen
Escuchando el rio de los sueños que desembocan  en esta realidad de noche oscura
Entre el insomnio que quiere fundirse en un punto final
Punto que continua el párrafo en el libro de la vida
Donde nos encontraremos como un gato que de la nada se lanza sobre otro y comienza a lamerle.

Un guerrero siempre recuerda sus pasos de amor.

El tránsito


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.