argantonio

La lluvia

La lluvia siempre fue mi amiga,

en la soledad y en la compañía,

éramos adultos y niños cuando llovía,

reíamos y cantábamos a la vida.

 

La lluvia era esperanza de vida,

y promesa de fértil primavera,

después de llover lucía el sol fuera,

mi calle brillaba por la lluvia bendecida.

 

El agua se sumía por oscuras alcantarillas,

hacia el fondo de la tierra,

allí donde moraban criaturas infernales.

 

Regalo del cielo eran para las semillas,

manantiales rumorosos en la sierra,

con el agua se tornaban en jardines los eriales.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.