angelillo201

El camino se hace símbolo al andar.



El camino se hace símbolo al andar.

El siguiente poema es la unión natural de dos símbolos encontrados en el camino en mismo día, tras una tormenta surgieron en el camino una serpiente que engendro el nacimiento del arco iris sobre el barrio lumpen de texas.
Fueron filmados con una pequeña cámara en vall d´uixó en el rincón de Montesinos sorprendido por el aguacero.

I.
Dice el camino caminante,
no hay nada que tenga sentido al caminar,
hasta que lo vean tus ojos al andar.
Rostro gris,
grave reflejo en el espejo gótico,
una tarde de triste tormenta,
tormento en un barrio obrero
al que el sol del ocaso calienta.
Llenando cielo, monte, barrio y espejo
de un extraño y fantasmal arco iris
que penetra por la ventana
y te encuentra insatisfecho.
Galerías, soledades, de otra vida oculta,
tras el espejo del armario casto,
de cuyo espejo se escapa y cruza errante,
tu sombra.
Caminante que caminas blasfemando,
contra Dios y el estado
Laocoonte que has visto salir del monte,
el Leviatan contra ti desarmado.
Saluda la serpiente con escamas,
que sacude la chumbera moribunda.
Sueños con los que sueñas de pretéritos tiempos
de un paraíso perdido,
de los moriscos entre ribazos perdidos.
Piedras caídas
que ningún cíclope levantará.
Laocoonte con los pies inflamados
y llagas en la boca.
Has sido envenenado por la serpiente de Dios y el estado.
Angelillo de Uixó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.