ks

Deje de escribir de ti

Deje de escribir sobre ti cuando otros ojos me leyeron

Sus ojos brillantes y apagados, un marrón hermoso, por cierto

Cumplo con mi última promesa…

Curioso recordar tu mirada intimidante, dudosa y penetrante

Está otra tierna, como dos grandes soles, claros y muy expresivos

Nunca fue previsto, sólo necesitaba platicar con alguien igual a mí

Dos corazones ilusionados y a la vez lastimados

Sin embargo, encontré un adicto a los versos, alguien como yo

con deseo de amanecer cumpliendo sueños arriesgados,

 ¡Planes ocasionales y por si fuera poco...!, cortejado por cualquier cortesana fiel y leal

Devoto de un beso sin que sea pedido, ¡que dulzura!

Enmascara un dolor profundo y con mucho llanto guardado

Pero ¿Sabes? Yo también lo tengo, y en poco tiempo

En ambos ha ido esfumándose, no sé cuánto te extrañé, ni cuanto tarde el en olvidarla

 Pero si algo tengo seguro es que...

Su presencia esfuma mi miedo por las noches, despierta mi alegría por el día

Y en las tardes sólo recuerdo agradecer tu partida

Gracias a eso, un noble mozo cortés y atento está en mi camino,

¿Por cuánto tiempo? No lo sé, pero aseguro que el tiempo que esté presente será eterno

En cuanto a él, Educado, cariñoso y emprendedor

Quizá con metas distintas, pero anhelo de progresar como las mías

Notarás la fuerza de su sonrisa cuando charlamos repentinamente…

Sincero, lo que siempre quise, llena de inocencia, y bondad.

En fin… Te darás cuenta que aun te escribo a ti

Sin embargo, Ya no es más de ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.