J.C.R

Amigos lo justo (serie 16 años de soledad y lamentaciones)

La podía mirar, pero como mucho por el rabillo.

La podía tocar, bueno, mas que tocar, rozar,

y solo con el aire de mis suspiros.

Le podía hablar, pero como mucho susurrar.

La podía oler, pero como mucho su perfume

embriagador de mi olvido.

Podí arrodillarme, pero solo para suplicarle

una sonrisa.

Podía amarla, pero solo para aparentar

no estar vacío de corazón.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.