Araceli Vellber

Ocurre.

 

Todo ocurre despacio

hasta que están cerca tus labios

entonces todo se precipita

como una cascada al abismo

y no encontré el cartel de salida

o tal vez estaba escrito al principio.

Todo ocurre en la pausa de los años

y en las tormentas con sus daños

y en el despertar de los sueños

cuando estos son amargos

y encima no tengo cerca un trago.

Todo ocurre al movimiento de tus manos

y tú, eliges siempre el color del cuadro

aunque no existan paredes para colgarlo.

 Lo peor de tus labios, no es recordar su sabor

es saber, que es cierto el olvido

y estoy delante de un folio en blanco.

Lo peor no es la velocidad, si no las prisas,

ya eché a perder una vida,

lo que no quiero, es echar a perder una muerte.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.