Aprendiz-Alabastro

La Pelea.

Yo soy el obrero-estudiantil de las calles mojadas,
soy el que representa la furia
y permanece ante toda autoridad,
he dormido entre las estrellas destructoras del sistema
de los corazones furiosos.

 

Nadie es lo suficiente sólido
como para volverse una vos
entre las mentes calladas.
Solo se pide una queja de conciencia,
pero nadie es lo suficientemente humano para estas cosas
“patéticas”.

 

Se afirma
que no hago nada.

Pero
sobre papel, manifestaciones, gritos y bombas
en las calles
yo soy el anarquista
que siente incrustado
la libertad y la igualdad.

 

No se sucumbe el cerebro ni el corazón,
entre tantos hombres
¿habrá alguno de verdad que sea sincero?
entre algunas mujeres
¿habrá alguna con intelecto emocional?

 

El pasado, aun tan fresco, es presente.
No olvidemos que nos forman como obreros
y la excusa de la ética al liceo
es que olvidemos la maquina oxidada
Y que los talleres se deterioren junto al reloj
de la entrada vigilada que se encuentran en cada mañana.

 

Olvidemos la diferencia entre especialidades
¿No se cansan de escuchar críticas entre ustedes?
pseudo eléctricos, pseudo constructores y pseudo mecánicos

Se ven patéticos bochándose entre ustedes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.