Lucy Quaglia

Reflecciones en el tren para Georgetown

Despacito, sin cuidado,

Se me arruga el corazón,

 

Despacito, sin apuro,

Voy cantando esta canción

Con palabras de hace mucho,

Desde siempre y sin razón.

 

 

Y si cuando me levanto

Se escuchara una canción,

Es el canto de mi alma

Desafiando a la razón.

A las 6 de la mañana

Entre nubes de algodón,

Se me arruga la paciencia

Y se ablanda la pasión.

 

Voy silbando despacito

Bajo el peso del teflón,

En el medio de los trenes

Encontrando la estación,

El paraguas y el piloto,

Si se viene un chaparrón

Y ninguno se da cuenta

Si me voy al corralón.

 

Candidata entre los pobres

Y entre ricos sin perdón,

Escuchando las noticias

Que la radio dice hoy,

Si mi hermana que está en Roma

Ya que no sabré mejor,

Si se muere o si no tiene 

Ni una herida ni un raspón.

 

La familia se descuida

Y veremos si sabrá

Si la flaca estuvo herida

O si ni fue a trabajar.

Si la gente que en Italia

Va llegando al viajar,

Se pregunta preocupada

Que también pueda llegar

A destino sin problemas

Sin tener que manejar.

 

 

En el medio de la bruma

Del invierno en Canadá,

Con el tren me voy viajando

En la gran oscuridad

Como noche en la mañana

Mientras anda sin parar.

Esperemos que ese choque

No produzca mucho mal.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.