Reyshell Mendez

Reconciliarse..!

Reconciliarse, reconciliarse y mil veces reconciliarse sería la única

forma de llegar a la tan ansiada paz espiritual, que buscamos con tal

frenesí que a lo mejor, en el desespero de hacer el bien, logramos el

mal y lo peor, hacer brotar lágrimas de seres llenos de luz en donde la

paz es una condición intrínseca de su ser, que nos cuesta entender,

digerir y superar.

Reconcíliate ante todo con Dios, el dispone y hace que los eventos

ocurran cuando han de ocurrir, cuantas veces miramos al cielo y con

los brazos extendidos blasfemamos culpando al creador de nuestro

caos existencial, de nuestros errores y nuestras culpas, únicamente le

damos gracias con alegría hipócrita al obtener beneficios y estar en un

confort lleno de banalidades, el tiempo de Dios es perfecto, tan

perfecto que imperturbablemente gira a su voluntad.

Reconcíliate con la vida, todos tenemos altos y bajos, momentos

terribles, malos, alegres y maravillosos, la vida es un regalo infinito, la

vida hermosa, tan hermosa que en encrucijada de almas

descarriadas nos cruza con gente única, extraordinaria e irrepetible,

que ejemplarmente no abofetea para decirnos que los problemas se

solucionán, que la vida es una sola que basta un abrazo lleno de

afecto, que basta te amo sincero para no dejar de sonreír nunca.

Y no menos importante y extremadamente imperioso, reconcíliate

contigo mismo, perdona y pide perdón de corazón, mira el alma de la

acera de enfrente y nota cuanto amor desprende para dar felicidad,

aprende de cada circunstancia, de cada instante que Dios nos otorga

para vivir a plenitud, perdónate tú mismo y deslástrate de las cargas,

de culpas pasadas y faltas cometidas, solo así, caminaras por

senderos de felicidad, solo así, amaras sin ataduras, sin condiciones,

sin tabúes.

Reflexiona y reconcíliate, acumulemos los momentos de felicidad y

disfrutemos de lo que tenemos al máximo, reconcíliate con verdad,

reconcíliate una y las veces que sean necesarias hasta alcanzar la

paz.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.