Rafael Pablo

EN LA DESPEDIDA

 

En el momento de
la despedida.


Retrasé mi paso.


Me tragué la vida.


Y el adiós no vino
se quedó dormido.


Y no hubo palabras.


Y no hubo testigos.


Cuando conocimos.


Que el amor que ha
muerto.


Muerto aún sigue
vivo.


Y el adiós quedó
dormido.


En ese segundo
que los dos
vivimos.


Retrasando el
paso de la
despedida.


En el que murió el
tiempo y nació
la vida...

 

 

 

Rafael Pablo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.