Diaz Valero Alejandro José

Cuatro capullitos

 

En aquella primavera

una flor tenía cuatro botones

y una lluvia traicionera

no dejó que florecieran.

De verdad muy triste era

verlos debatirse por su vida

como sí la primavera florecida

no les perteneciera.

.

Cuatro capullos inocentes

que tras su bella formación

la vida de cercenó de repente

su derecho a floración.

Aquella triste ocasión

fue muy dura para el jardín

que los vio sucumbir

y masticó su dolor.

.

Los cuatro capullitos

dejaron a la blanca flor

con un dolor infinito

alojado en su corazón.

Capullos que cual bendición

perfumaron brevemente

dejando así para siempre

su aroma de dulce canción.

--------------

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

Maracaibo, Venezuela

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.