Santiago Miranda

Pánico


Asfixias:

1540 cuerpos aproximados al espíritu
NS-74 casi la fecha de nuestro conjuro
casi concomitantes, uno por cada uno, todos
(seis millones al día, 1- los judíos llevados en trenes
2- los escudos humanos soviéticos, 3-obreros del neoliberalismo)
ocupando el tamaño de una letra larga y delgada geografía
del tetris, es el juego de los amos
señores de lo oscuro y de la fuerza del trabajo

 

Vamos todos juntos, pero separados
vamos todos solitarios y pegados a la fuerza
contra la fuerza de la voluntad y la razón
que esgrime la bandera nacional
pegado pómulo contra codo, pelvis contra la espalda
axila sobre la boca, sexo contra sexo.

 

Una cápsula de hierro:
es el aire que nos falta y el mundo que marea un poco
inclinando su perspectiva como un buque en la tormenta
y el resto no lo nota, pero mira a lo lejos
esperando al naúfrago hundirse
entre las olas que ladean
y las rocas que se estrellan y salpican

 

Angustia metafísica que envuelve
una solitaria muerte en la multitud
¿quién está vivo aquí cuando no nos reconocemos como hombres?
¿quién está vivo aquí cuando el terror devora tu pensamiento
y no tienes nombre en el que refugiarte y no hay recuerdos
que confortan la intranquilidad de la certeza
de una caducidad a largo plazo
y una conformidad completa a lo dado?

 

Quisieras salir afuera, dejarlos todos atrás
a tomar aire y mirar el sol, ser tomado por el viento
y llevado al mar de norte o al sur ínterno
alejar de tí todas las anónimas miradas 
que solo se reúnen en una al atacar.

 

"Manténgase tras la línea amarilla por su seguridad"
aguanta un poco más, contenga, amuralla este hermoso instinto
silenciador entre las vidas de dejar y dejarse ir
irse, estar lejos, recluirse en lo excluido

Como la punta de un iceberg
un pensamiento recurrente
asunto pendiente de insomnios
ser-y-estar-aquí-ahora: mandato humanista
temporalmente no es posible, conectarse a la deriva
de los tiempos que discurren sobre la falla del sistema

 

Cómo ayudarte...
siendo el hombre la causa del problema
y la salida ¿? ... un espacio en vacío
una respuesta sin pregunta.

 

Tratamiento:
alprazolam y fluoxetina
no mezclar con alcohol y sustancias
no mezclar mi relación con el mundo
¿y el cariño y el oído que justifica a la obra?
¿y el otro dueño-compañero-in-finito?
¿y los muertos? ¿y los otros, los aun no idos?
Crecer, una iluminación forzosa
súmale 45 minutos de escucha atenta y total:
deja el ciclo por cerrado

 

 
Más allá del dolor:
el vasto desierto del silencio
una eternidad tibia tamizada através de luz
dónde el viento es esclavo y el silencio rey y reino
tu hermana te invita a jugar afuera, y tu padre
mira atentamente a través de una cuadrada ventana
"manténgase tras la línea amarilla por su seguridad"
una gota de rocío se dibuja en tu rostro de pequeña
y el desierto florece tras la camanchaca que llevas dentro
y sin moverte sólo miras con un cerrar de puertas
clausurarse el mundo


A Javiera Rojas

Comentarios1

  • carina zanchetta

    Querido Santiago, Mientras sigas describiendo el mundo c tanta fineza, mi tristeza estará a salvo de la selva, podre conservar tres pétalos no para salvarme, sino para perderme en lo vasto y la intemperie. La fuerza de las palabras podrá armar otra constelación donde reir un rato? Y si todo hasta los amos y señores nos empujan al clonazepan.... por q poeta todavía conservamos.... un halo de luz magra q se pierde c la tarde.. y q se renueva en los versos o en la lágrima q derrama todo un universo. Me rindo, me entrego al vaivén agnóstico de tu poema. aplaudo en silencio el coraje de mantenernos vivos!!!! Un abrazo!!! Carina

    • Santiago Miranda

      gracias estimada, no sabe cuanto me alegra su comentario, me hace creer que en el juego de la poesía puedo jugar en serio. un abrazo!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.