Alberti Torres

Lejos en la remota soledad

A lo lejos,

Donde no alcanza la vista,

Surcando colinas olvidadas

Y valles, y cimas...

Un cercado se divisa,

A lo lejos, en la niebla.

Descansa en su interior

Pequeño pueblo polvoriento,

Una alma no se avista,

Tampoco hay luz,

Nunca ha habido día

Solo reina oscuridad.

 

Un riachuelo lo atraviesa,

Llameante, salpica agua,

Pero vida no alberga...

Su agua, yace muerta.

 

Y en las sombras...

Surge de la penumbra

Dama errante y moribunda

Se abre paso entre muchedumbre,

Y lleva una carga profunda

Un vacío cruel como la tumba

Aunque lentamente desaparece

Se pierde en las tinieblas,

Y surge otra silueta,

y otra, y otra, y otra...

 

 

Vagan fantasmas errantes,

Y nunca la noche se oculta

En este viejo pueblo

Donde el mal se muestra, se desnuda

Pero no alberga dicha,

No alberga ventura,

Solo acecha invisible,

Y su calma poco perdura,

En vísperas del caos...

 

Psdo: Albertí Torres



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.