B Quinchanegua

¿Y en lo recóndito del hombre?

¿Y en lo recóndito del hombre?

Y en lo recóndito del universo

y sus dimensiones inimaginables,

flota inundada una pompa azul

con misterios insondables;

en lo recóndito de la pompa

entre ciudades y ciudades,

yace un lugar brumoso,

turbio, colmado de males;

en lo recóndito del lugar

casi al borde de la pompa,

hay una casa verdinaranja

que el tiempo y su fuerza afronta;

en lo recóndito de la casa,

a la altura en que reposa el viento,

existe un  pequeño cuarto

con enigmas que roban el aliento;

en lo recóndito del cuarto,

una ventana extenuada

se descarga en la pared blanca

de apariencia inmaculada;

y frente a la ventana un hombre

con las ilusiones titilantes por lo adverso,

mira fijamente el infinito,

mira fijamente el universo.

 

Y en lo recóndito del universo

y sus dimensiones inimaginables

flota...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.