Víctor Callirgos

Poema de lo Invisible

Sobrevolando las vibraciones del atardecer,

cuando se estiran las sombras cubriendo el horizonte

y llega la noche serena con su manto de estrellas,

yo suelo ascender a las cumbres de mí mismo

en busca de mi origen, el hálito de vida

que se desprendió del Gran Ser,

como un trozo de luz,

como una gota de agua,

como un pequeño soplo,

como un grano de arena,

como una porción de espíritu

resuelto a iluminar las tinieblas,

a humedecer la tierra,

a ser brisa y viento,

sostén de árboles y bosques

y en todo ello, ser invisible.

 

Comentarios1

  • ERIS888

    Hermosos versos, sal2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.