Mayra Gisel

*** Te Recuerdo ***

 

 

Me detengo a repasar situaciones de mi pasado,

Momentos, instantes que surgieron sin buscarlos si quiera, pero de los cuales mi cuerpo ha disfrutado de una manera inexplicable.

Y dentro de esos momento te recuerdo.

 

Que con un simple beso lograbas encender mi piel

Conseguías hacer que por cada rincón de mi cuerpo corrieran las ganas, 

El deseo por querer perderme en ti, en tu aroma, en tus labios, en cada una de tus partes intimas.

 

Todavía siento como tu boca lame cada uno de mis pechos, muerden y estiran mis duros pezones.

Como tus manos corren por todo mi cuerpo, despojándolo de las ropas que cubren sus partes intimas

Esas partes que a ti tanto te gustan, que exploras con tus labios, con tus manos, con tu sexo.

 

Deslizabas tu mano por todo mi vientre, ¿Sentías como me quemabas? 

Puedo jurar que sentías arder tus manos, te quemabas del deseo que sentía mi cuerpo al tenerte así de cerca.

Se escuchan nuestras respiraciones agitadas en el vacío,

El sonido de mi intimidad mojada cuando con tus dedos paseas por cada rincón de ese  diminuto espacio.

 

Hundías tus dedos en mí, haciendo que se me erizara la piel, en el mismo momento en el que se escapaba de mis labios un audible gemido de placer.

Atacabas mi cuello desesperado, me besabas, me mordías, succionabas mi carne dejando tu marca en él.

 

Mis gemidos iban en aumento y tus ganas expresabas con cada movimiento

Con cada orden que recibía mi cuerpo de tus manos, de tu voz.

De tus besos adictivos que me dominaban y me dejaban rendida ante ti.

 

Penetrabas mi carne de forma lenta haciendo hervir mi piel

Haciendo crecer el deseo por tener mas de ti

Tus movimientos. ¡Dios, que tortura!

 

Clavabas tu mirada en mí, mientras te movías: dentro y fuera

Hacías erizar mi cuerpo por completo

Mientras me acariciabas y me besabas de forma tan delicada

Como si tuvieras miedo de romper algo  en mí.

 

Por primera vez sentí deseo, sentí ganas, sentí pasión

Sentí la excitación de tenerte dentro mío, 

moviéndote así tan malditamente despacio

Haciéndome desearte aun más

Tu boca besando mi cuerpo

Tus dedos hundiéndose en mi

Tus dientes marcando mi piel

Haciendo que el dolor me generara mas placer.

 

Hoy eres tan solo un recuerdo

Un recuerdo el cual daría lo que día por volver a vivir.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.