yosoyelquesoysiempre

¡RÍOS DE GRANA!

¡A MIS LEALES AMIGOS!

 

Igual que bálsamo tiendes, muy generoso, tus brazos,

y haces un apostolado, de tu vida, diamantina;

eres tan universal, que tienes muchos regazos:

¡A servir siempre, dispuesto, cual curable medicina!

 

Se queda corto mi verso, para nombrar tus virtudes,

y estoy seguro que nunca, te interesa, a cambio nada;

sin importar los reveses, a la cita presto acudes:

¡Llevas izada en el pecho, la bondad, con luz bordada!

 

Esta sed devoradora, de poesía, en las venas,

con las letras hace remos, surcando ríos de grana;

va bullendo, cantarina, formando alegres colmenas:

¡Que en las sílabas destilan, la pura miel del nirvana!

 

Es la cita inaplazable, del bardo, en buena aquiescencia...

con todos los elementos, existentes en la tierra;

suprema estación se acerca, y empieza la florescencia:

¡Que se cuelga, entre las rimas, en un vuelo que no yerra!

 

La primavera se instala, generosa, aquí en mi pecho,

y el polen, cual filigrana, con precisión teje versos...

que de paso, por el alma, trazado dejan un lecho:

¡Donde mi ser se recuesta, mecido, en fonemas tersos!

 

La pluma está en el cenit, bañada, con luz celeste...

Avanza, cual lanza en ristre, cazando estrellas fugaces;

el astro rey, la saluda, temprano, allá por el este,

y muy quedito, le dice: ¡Conmigo, quiero, te abraces!

 

Tener amigos leales, como tú, que gran fortuna...

sumada lleva, a su haber, afortunado el poeta;

en vez de hacer soliloquios, distraído, con la luna,

con fuerza, el estro, proclama: ¡Que a ti el juglar te respeta!

 

JAIME IGNACIO JARAMILLO CORRALES

Condorandino

 

 

¡



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.