Ryu.

Mi amigo Abrael cap. V

 

Impávido escuchaba a mi padre, los ojos se le desencajaban de sus orbitas mientras continuaba hablando.

Te tenía ahí parecías muerto solo te abrasaba y rezaba por ayuda y que aquella voz se callara sabía que no era la ayuda que quería, y de nuevo pregunto “es la última vez, cuánto vale la vida de tu hijo “cansado de sollozar solo le dije lo que quieras te doy lo que quiera; en la profundidad de aquel enorme agujero pude ver esa figura  y juro que vi cómo se sonreía, “estas seguro “me dijo

Si respondí, abrasando tu cuerpecito a mi pecho “entonces hecho esta “una larga bocanada de aire salió de tu boca y vi como se dibujaba en la cara el sonrojar de tus mejías tus ojitos se abrieron y tocaste mi cara con tus manitas, fue cuando por fin la vida regreso con migo.

Mi padre hizo una larga pausa como buscando las palabras que le faltaban para continuar su relato

Cogió aliento y prosiguió.

No sabía en lo que me había metido pero sabía que estabas vivo y por ti no me importaría perder la propia alma.

Un día después de que te caíste a ese foso infernal tú estabas como si nada hubiera pasado no tenías moretones ni raspones nada parecía que todo fue una pesada, te veía tan hermoso jugando y solo sonreía y daba gracias a Dios.

Esa misma noche estaba en la habitación con tu madre ella ya dormía yo aún daba vueltas a la cabeza pensando en todo lo que pasaba y en todo lo que tenía que  hacer, de repente un susurro esta vez con sonido de mujer, “ven a la sala “ya no me daba tanto miedo ese tipo de experiencias creo que de hecho la esperaba. Me puse mis chancletas y me dirijo a la sala, de inmediato pude percibir la presencia que estaba en ese hoyo era la misma sensación de ahogo y angustia que me oprimía el pecho, “siéntate “dijo la mismo voz dulce y melodiosa, tome asiento dejando que la luz de la calle me iluminara, algo me decía que no tenía que estar a oscuras. yo obedecía a lo que la voz me decía , hice un enfoque con mis ojos queriendo dilucidar quien estaba frente a mi  “vengo por mi pago “dijo , Un silencio muy largo se hizo pude ver como esa figura se puso de pie , era muy alto y donde estaban los ojos pude ver dos brazas color verde que se prendían .” acaso no puedes hablar miserable ser” resoplo casi en mi cara “o es que mi apariencia te atemoriza “ coja fuerzas ante esa figura espectral y le dije que la voz no me salía , “infeliz te hare las cosas más fáciles “

De inmediato cambio su forma y se redujo  hasta el tamaño de una mujer y justo tomo esa forma pues podía ver a través de las formas su silueta curvilínea bien provista tomo asiento frente a mí, aún seguía sin ver más que su silueta y ese cigarro que no dejaba de fumar; la luz de la calle solo hacía más difícil de ver aquel ser.

Mi padre parecía estar en otro lugar  mientras me contaba todo esto que para mí era algo más que increíble, no sabía si lo que me estaba contando era producto de su imaginación o estaba diciéndome la verdad.

Aclaro su garganta y continuo yo seguía sin poder decir nada “en eso momento estaba casi amarrado a mi asiento si bien el sentimiento de ahogo estaba menos pesado aún me oprimía el pecho, bueno le dije que es lo que quieres, cuál es tu precio le pregunte casi jadeando

La figura de mujer en que se había convertido dio una bocanada más a su cigarro y me dijo Mi nombre es Abrael y me alimento de vidas, así que ya puedes comprender que te voy a pedir, pero no te preocupes no la tomare de una vez será poco apoco para que sea más divertido,” me quede mudo sin saber que decir pero era el precio que pagar por haberte salvado. En ese momento la figura se abalanzó sobre mí y pude ver con claridad cuando la luz de la ventana la ilumino, apareció una mujer con las más perfectas facciones que jamás hubiera visto sus ojos se clavaron en los míos y pareció reconocer todo de mí sé que con esa sola mirada pudo conocerme incluso más que yo  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.