Cirratus

Luz de alma...

Y cuando el rostro

marchito por el tiempo

apague la luz de mis ojos,

no habrá más luz que el alma

que tanto amó,

y se sentará desnuda

la verdad a tu lado

para abrazarte la vida

que fue destino…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.