KARLA SAENZ

Los ojos de aquel amante

Y de pronto tu boca en mis labios,

haciendome temblar de placer y euforia total

mi cuerpo totalmente erizado asi como

la humedad que se desbordaba de mi,

esa humedad que tu ingerias con placer

que se iva aumenta cada vez mas carnal.

 

Mi cuerpo no deja de estremecerse

mi mente digaba de placer y de locura

por todo el extasis que en mi sedias

asi te pedia que lo hicieras coital

que me llevaras por mas placer.

 

Mis gemidos y mis ruidos de placer

aumentaban y mis manos no dejaban

de tocarte , de sentirte de amarte

era la union perfecta entre dos seres,

que para su pasion querian volver

a pecar en la oscuridad de la habitacion.

 

Donde era la testigo fiel de su pasion

donde los ojos de aquel amante estaban

en blanco por el placer que derrama

de el,era su lluvia que mojaba mis senos

mis manos sacudian lo que restaba de el..

 

Habiamos llegado al climax total

habia tocado la gloria con su boca

y el habia sentido mi ser por completo

y estaba segura que lo volveriamos

a repetir y  por eso lo decreto,

que este amor siempre va a estar inquieto.

 

(RESERVADOS LOS DERECHOS DE AUTOR)

 

 

 

----EMMA GALVAN---

 

 

Comentarios3

  • Eco del alma

    Querida amiga es grato leer tus letras estampada con amor, pasión, lujuria, una entrega total, una belleza querida amiga es un placer leerte, gracias por compartir
    un gran beso y un fuerte abrazo
    Eco del alma

  • Genaro A. Cancino

    Un deleite como siempre leer sus poesías. Hasta la manera que se entrega a su lujuria y su pasión, excita de mi cuerpo todos los sentidos.

    Gracias por compartir. ¡Un beso y abrazo!

    • KARLA SAENZ

      Gracias,de eso trata la pasion dejarse llevar mas alla de todo sentido y dejar de percibir el tiempo.

      un beso y un fuerte abrazo...slds!!

    • jaquemate

      ese decreto final está inquietante... sin duda jeje. Saludos!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.