yito

LA ATREVIDA.

 

                  

 

              A clavado cual espina,

              entre tu vida y la mía

              su grácil cuerpo la niña,

              venida de Andalucía.

 

              No ha sido con inocencia

              fue muy sutil la atrevida,

              pues se acerco como amiga,

              deseando ser la  querida.

 

              Del amor, sus melodías

              me hablaban mientras reía.

              Y a su pasión encendida

              mi alma, se rindió un día.

 

              Tu oculta tras las cortinas

              le llamaras, mal parida.

              Y en nuestra casa vacía

              lloraras  mi despedida.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.