fabian alirio astudillo gil

Niños.

Leer en libertad

de esos niños mios

rebeldes, indómitos, dedicados

con su garbo

dominando las montañas

el silencio se comio la aurora

desafiando encuentro

me presumen el corazón

augurando una tristeza

en llamas que abrazan

llamando a un combate

melodías se levantan

multicolores de brillo vegetal

hombres del campo

pescadores del mas alla

de a caballo van rimando

el sustento familiar

el maestro va viviendo

la experiencia de enseñar

el sentir reverdecer

de la vida que se da.

Comentarios1

  • Reyshell Mendez

    Si pudiésemos entender que Dios dispuso un lugar donde
    se conjugan un techo para habitar y amores sinceros para
    pintar con candor, ternura y pasión cada palmo de lo que
    llamamos hogar. Muy hermoso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.