donrevis

CAMINANDO

CAMINANDO

Perdido en un desierto descarnado

Carente de ilusión y sentimientos,

Buscaba entre la gente muy atento

Esa muestra, ese gesto tan ansiado,

Que reviviera mi alma con su aliento.

 

Y cuando estaba más desesperado

Observé a mi lado a aquel chiquillo

Que jugando con algo tan sencillo

Como aquel trozo de cartón pintado,

Me devolvió de la mirada el brillo.

 

Y renació de nuevo la ilusión

De aquellos días de infancia pasados

Esperando los juguetes tan ansiados:

La pelota, la peonza o el camión,

Y los buenos momentos disfrutados.

 

Vi en el abrazo de su madre a un niño

Reflejado el amor en su mirada

Y recordé mi infancia ya olvidada,

Y sentí la ternura y el cariño

De mi madre en mi alma torturada.

 

Más tarde paseando me encontré

A un joven que atendía a una mujer

Que,  con un rapazuelo entre los pies,

Se tomaba con ansia aquel café,

Amamantando al tiempo a otro bebé.

 

Contemplando aquel gesto solidario,

Se reavivó en mi alma la esperanza

Y sentí nuevamente confianza

En la gente, en el héroe diario

Que prodiga con otros su crianza.

 

También vi unos pequeños que jugaban

Y al observarlos detenidamente,

Pude ver que vestían diferente,

Incluso que distinto se expresaban

Pero que a ellos les era indiferente.

 

Me llenó de alegría el corazón

Ver varios niños de distintas razas

Jugando en los arcos de la plaza

Sin demostrar ninguna distinción

Y a sus padres juntos en la terraza.

 

En oasis se convirtió el desierto,

En vergel de perdidos sentimientos

Y en él resucitaron los momentos

De ilusión, de esperanza y de contento,

Que sirvieron a mi alma de sustento.

 

Mayo de 2016

Jose Cruz Sainz Alvarez

Comentarios3

  • la cuerva

    Bueno,alimentan el alma .
    saludos

    • donrevis

      Muchas gracias por tu visita.

      Un saludo.

    • donrevis

      Amiga M.B. de lobos y corderos quizás escriba mañana, hoy no tocaba.
      Muchas gracias por tu visita.
      Un saludo

    • Maria Hodunok.

      Son grandes tus versos, poeta.!!!!
      Esa es la esperanza que tenemos, que la inocencia de los niños siga existiendo hasta que sean grandes, y en ellos està el futuro del mundo tan ansiado, de igualdad y fraternidad.
      Tus letras nos llegan al alma.
      Un fuerte abrazo.

      • donrevis

        María, mi atenta amiga , perdona el retraso en contestarte.
        He estado unos días alejado del foro.

        Muchas gracias una vez más-



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.