Un escritor mas

Un amor que nunca fue.

Escribir en tiempos sublimes es tener coraje, sonreír cuando el alma se cae en pedazos lentamente.

Un amor que nunca llegó, un amor fugaz que nunca pude disfrutar, escribir en tiempos sublimes es tener coraje

y aun mas cuando tienes el corazón destrozado. El día se hace rápido, pero cuando llega la noche, es cuando

tu alma llora, cuando decides usar las letras como forma de desahogo.. Escribir en tiempos sublimes es tener coraje,

En ese amor fugaz, no hubo concepto de amor, solo atracción, me encantaba verlo de noche, que los reflejos de la luna

fuera la única fuente de luz, era maravilloso, ese amor fugaz, tenía los ojos tan oscuros, incluso, le hacia la competencia a la noche,

pero eran tan radiantes que apagaba la luz de la luna.. Me volví amante de la noche, y solo me bastaba mirar esos oscuros ojos para encontrarla,

me inspiraba tranquilidad, paz, quietud, confianza, fue un amor fugaz, y así como llegó, así se fue, sin despedida, sin dejar rastro,

Ahora espero las noches para recordarlo, observo la luna para sentir que él está conmigo, cuento las estrellas como si fueran segundos,

esperando ver una estrella fugaz, deseando que me devuelva mi pequeño, oscuro, apasionado, y fugaz amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.