Rafael Parra Barrios

Un Ángel llamado Andresito!!!

 

 

I

Hermano del alma,

verso de mi vida.

Tejedor de glorias,

 idilio y utopías.

Hijo, pana, amigo,

cargado de esperanza,

andabas por la vida

 con tu gesta y amistad,

dando amor ejemplar,

cual pastorcito celestial.

II

El amor siempre contigo,

la nobleza de Mamá,

acicate de tu canto,

enfermera de tu faz,

catecismo existencial.

Ella alzó su dignidad

en tu triste fraguar,

lo cual rozó tu ser,

aún con muecas de dolor,

jamás pudiste claudicar!

III

Días y tardes contigo,

en intermitente paz,

con noches agónicas.

El martirio persistía.

Tu alma flotaba

y clamabas perdón.

No era para tanto,

porque jamás fallaste,

hermano, varón,

lo hacíamos por amor.

IV

 

En la mañana, Mamá,

ávida y trasnochada, 

amasaba las arepas,

rellenas de gratitud.

Reverenda actitud,

coronaba como madre.

Un gemido de afecto

colocaba el alimento

en la sagrada mesa

con sabor suculento.

V

Andresito con frenesí

 subsistía en la vida

Su suplicio no apocaba

sus afanes y fe.

Gran lector y analista,

daba gracias a Dios 

       por su ser y su adiós, 

         por su familia solidaria.

Excelso y filantrópico

feliz en su universo.

VI

Nada era de él,

todo para los demás

El bien era su oración,

acciones de bienestar.

 Poco a poco cedía

ante su aflicción. 

El Señor canta, me llama.

Sepan de mi hasta luego,

 preparó sus maletas

para escalar el cielo.

VII

Antes de partir, platicó…

Gracias familia!

Gracias Doctora Felicia!

Ya está bien!

El Señor me necesita.

Debo estar con Él!

Rezos y bendiciones!

Entre abrazos y sollozos

Nos dijo: Cuídense!

Ayuden a Mamá por favor!

VIII

Testimonios del Señor,

oraciones de aliento,

un mensaje de futuro

en medio de lamentos.

En los primeros días

del mes de junio

del año noventa y uno,

un Santo Domingo,

ascendió hasta el Reino

de Dios, que tanto ansió. 

IX

 

Andrés... Andresito!

Hermano! Hermanito!

Amaste y fuiste amado.

Enseñaste amor solícito,

diste clases de tesón,

de lucha por la vida,

de morir con valentía.

Superaste pronósticos,

  y te fuiste al infinito,

porque urgía de ti.

X

Fuiste y eres un Ángel,

un mensajero de Dios

en la tierra y su verger,

en la familia, en la gente!

Nos dijiste adiós, 

y no nos dejaste,

sigues en nosotros

en nuestros hogares,

es cuestión de tiempo,

para de nuevo besarte!

Comentarios1

  • Rafael Parra Barrios

    Dedicado a mi hermano Andresito: Un agente de Dios en la tierra, luz eterna de nuestra familia.

    • Isis M

      Rafa, lei su poema y créame que un nudo apretado me comprimió la garganta....me abstuve de comentar al inicio pues no nos conocíamos y no vi bien dejar mis letras sin previa amistad, en eso soy en extremo cuidadosa. Ahora que ya somos amigos, le digo que me impactó tan bella dedicatoria a su hermanito que como angel vela por su familia y usted.
      Feliz noche y gracias por compartir en poemas sus vivencias.

      • Rafael Parra Barrios

        Gracias Isis! Estimulantes y hermosas palabras. Recibe mi afecto. Un abrazo!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.