martinh

vacíos

En la gris carretera que se esfuma 

en la azulosa y vaga lejanía,

como el romero que el cansancio abruma 

quedé mirando la estancia vacía.

 

fueron mis sueños la expirante bruma

que se deshace al florecer el día 

y fue mi amada la gentil espuma

que huye en las ondas de la mar bravía.

 

En una melancólica mañana  

en medío de una  alegre caravana 

de amables compañeras, ella vino.....

 

Me dijo adiós triste y llorosa

y vi extinguirse su silueta hermosa

bajo la amarillenta polvareda del camino.  

 

 

MARTIN H.

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.