Diaz Valero Alejandro José

El fantasma de la esquizofrenia

 

La vi sufriendo su pena

años, meses y horas,

en la lucha aterradora

con su esquizofrenia.

.

Le sobraba carisma

para enfrentar su mal

en la lucha frontal

con ella misma.

.

Con palabras de su boca

solía repetir:

no quiero morir,

yo no estoy loca,

.

 

Eran hermosos

sus ratos de lucidez,

de gran sensatez

y provechosos.

.

Cuando la sus crisis llegaban,

era distinta,

como una artista.

se desdoblaba

.

Dialogaba sola

y lloraba entonces

escuchando voces

aterradoras.

.

Ya no estaba en sí

era otra persona,

con su mirada tristona

era infeliz.

.

Sus ojeras pronunciadas

por el insomnio cruel

de su joven tez.

la belleza le robaba

.

Le daba miedo

atentar contra su vida

y se convirtió en suicida

sin quererlo.

.

Perseguida por fantasmas

la Joven esquizofrénica

de su obra escénica

el telón se baja.

.

Pocos la comprendieron,

anduvo sin amor…

En su mundo atroz

sucumbir la vieron

.

Uno, dos y hasta tres,

los intentos de suicidio,

su vida un martirio

de infinito padecer.

.

Y llegó el mal día

en que la venció la mente

y  se fue para siempre.

sin despedida

.

Ya está en otro plano

libre de sus ataduras

viendo la locura

de los que aquí quedamos.

-------------

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

Maracaibo, Venezuela

 

Comentarios1

  • LUIS.RO

    Por suerte Alejandro los que aquí quedamos, aunque nos alague este termino a los poetas, A Dios gracias, estamos cuerdos. Tu lo has descrito muy bien, la terrible sintomatología que tienen los afectados por esta enfermedad.
    Pena me produce; pregunto ¿donde esta Dios?; y mi ánimo para ellos.
    Excelente descripción en redondillas. Un abrazo

    • Diaz Valero Alejandro José

      Amigo Luis este poema de corte social lo hice inspirado en un caso del entorno familiar que nos ocurrió hace casi 20 años y la idea es llamar a la conciencia a los familiares de pacientes con esta patología de orden psiquiátrico. Un abrazo amigo, la poesía también nos sirve para eso.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.