Santiago Miranda

Voranibis

- Por la mañana

 

La lucidez es una marea constante
disonante repite su eco a ritmo propio
de mañanas soy un libro abierto
en la cerrada noche plena
formo parte de los sueños
personaje, pájaro obsceno
necesito algo del tiempo; escurrido
                                        /yace
de estas tremulantes ventanas
                                /fuera
cae la llovizna del espacio
                          /des-frag-men-tan-do
está disponible a mis pies
                    /sobre lo escampado
ilimitado, a mis ojos centinelas
                /en-men-to-lan-do-se

 

*Despierta del aletargamiento eterno
dogma principiante del maestro ceniciento
en tu cuello un beso te dice:
buenas días, días buenos

 

- Entrada a la tarde

 

Toma, vístete
con estas palabras para el resfrío
caricias de invierno, para las penas
limón y te/ enfrentaras los eventos
al pasado que retorna para destruir lo advenido
clausurar al sentimiento del pensamiento
reventar, reventar la palabra con odio y rabia
pensarla de nuevo, hacerla estallar
como un huevo / nacer
dar lo que no se tiene /resucitar
la vida y algo mas:
ideación proteica, murmullo del gato
negro, morir o matar, lejos de la luz:
la claridad.

 

adiós sol invicto, haz caído
honrando a nuestros muertos

- Por la noche

 

Sátrapa Trascendente
juglar de lo atractivo
escaldado; desconfiando, planeando
destellos de divina saliva
cazador o presa, jugador o pieza
un telón cae; el escenario-elmundo
se disuelve en tú cansancio:
deshabita este mundo -ángel- cruel
seamos parte del amor desnudo 

Eres toda almizcle y costa
búcles trillados de espejos
partidos, allende la cordillera
eres toda monte y costa

El ser es quien conlleva una carga oscura
una balanza sobre sus espaldas
carga sin sopesar dimensiones
eres una gravitación alzada
ali-caída sobre si misma
volcada a mi cuerpo
eres arrullo y primavera
eres sal de costa
encántame-me-encanta
tu olor a/mar

Comentarios1

  • carina zanchetta

    Que bello y despiadado poema que rompe los esquemas y saltan las esquirlas de los modos viejos como cae la cáscara del huevo para empezar cada vez de nuevo. Y acostumbrar al día a nombrar otra sombra y a la noche a encontrar otra costa. Viajo en tus palabras como viajan los viajeros que no preguntan mucho y marchan sin esmero, pisan las hojas secas, miran el sendero, Hay hálito y premura que me lleva..., es un laberinto, sorpresa.... Cariños C



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.