yito

Florista

 

 

                        Ven niña acerca tu cesta,

                        que tiene un jardín de flores,

                        hoy no vendas, solo presta,  

                        sus aromas y colores,

                        que en mi alma todo es resta,

                        y no quiere hablar de amores

                       

                        Déjame en la mesa un ramo,

                        como si fuese un mendigo,

                        que es el amor  un cruel amo,

                        y se ha ensañado conmigo,

                        llevándose la que amo,

                        a los brazos de  un amigo.

                       

                        Cede un clavel y una rosa,

                        tan roja como este vino,

                        que va dictando una prosa,

                        donde describe el destino,

                        de aquel que no hizo otra cosa,

                        que amarla sin ser mezquino.

                       

                        Me iré como se va el río,

                        buscando ahogarse en el mar,

                        Mi espacio será un vacío,

                        será una tumba mi hogar,

                        Deja una flor para el frío...

                        que me ha dejado el amar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.