Ramonticismo

Caos

Caos

 

El altar de arcilla 

púrpura como flores de azafrán

y níveo como la flor de azahar

con el techo abierto

y la luz serena y fantasmagórica

recorre los riachuelos sanguinolentos

de los cabritillos negros

y las vírgenes sacrificadas

con máscaras africanas

 

Caos

 

La bacanal 

púrpura como el vino tinto

nívea como el vino blanco

con el sueño hipnótico

con el baile exótico

en torno al fuego eterno

 las músicas 

y sus cadencias

y sus carencias

 

 y sonámbulos muertos

calaveras emperifolladas

en ataudes con incrustaciones 

 

 

Caos

esta es la noche del caos

 

en la que se nos pierden los sentidos

en la que nada se siente

en la que nos lleva el sinsentido 

de la hoguera

de las vestales 

entre retales

de encajes

Las hadas de azufre

 

esta es la noche del caos.

 

Convirtamos la catedral en una 

capilla ardiente

quemémosla hasta sus cimientos

negros y candentes

y que de un soplo se los lleve el viento

que borre la mente

las torres que buscaban rozar el cielo

ahora como todos, una vez muertas

hundidas en el suelo

entre llamas y fuego

entre gritos pletóricos

y sollozos de miedo

 

Soldados erguriros juntos por la libertad

y lanzaos a la batalla

porque el día de gloria ha llegado

ahorcadlos con las cadenas que os hicieron presos

y luchad.

Por la Democracia

por la República

Luchad 

por la paz

y matad

Por la nueva Jerusalén

 

Sí, quememos el palacio

hundámoslo

que las santas tiemblen

que las fulanas tienten

y hagamos la bacanal

hagamos la marabunta

que se creía moribunda

y renace como un fénix

y salta súbita a su cénit

ardiendo con la aurora

sumiendo la orbe en las sombras

a los urbanitas en la lujuria

a la jurisprudencia en sus juramentos 

Y a la corte

que la guillotina los corte

 

 

Y aunque haya tantos números

como estrellas en el cielo

 nadie las cuenta

hay un terremoto

y la ciudad tiembla

como hecha de naipes

mientras el cielo se consume

y las montañas se hunden

mientras el sol explota 

y el universo implosiona

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.