Ivan Medvedev

A la literatura en castellano

Por aquella tarde remota, dorada,

En horas, cuando el día en luces arreboladas expira,

Abrí la riqueza de tu celsitud, encerrada

En mentes de tus grandes mágicos inabarcables,

En obras de quienes te ofrendaban su lira,

Y tu gravedad, profundidades inexplorables

Me rindieron, elevando mi alma enamorada.

 

Y hojas vetustas y amarillentas pasando,

Con espíritu ávido tu esplendor conocía

Olvidando el tiempo, barreras espaciales negando,

Me disolvía en tu sapiencia ingente,

Y tu poderío en el evo me sumergía

Y me obcecaba tu puridad refulgente

Cuando, pasmado, los libros sagrados leía...

 

Embelesado quedé, por tu grave misterio marcado,

Mi razón admirada tus dominios dejar no podía,

Tu bandera seguí, exaltado y embriagado;

Y me renovaste, me diste fuerzas y osadía,

Me deparaste las esperanzas y justa doctrina

Con mordacidad quevedesca y sagacidad cervantina.    

Comentarios1

  • pani

    GENIAL... SÓLO UN ALMA PURA PUEDE ESCRIBIR ASÍ...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.