lugama

Ya se, amor, que aún no has llegado

Ya sé, amor, que aún no has llegado

pero hace tiempo que te espero

Y tú no lo sabes.

 

Te estoy esperando con la luz encendida

para que no confundas el camino.

Tal vez  nunca asomes tu cabeza

por el umbral de mi puerta,

ni vea tu mano saludándome

alegre y abierta .

 

Mas yo ya te sueño,

casi te tengo,

pues toda te imagino

y sin embargo...

¿Qué podré ofrecerte además del hueco de mi alma?

cuando mi casa se desmorona,

y en mi hogar casi no queda lumbre

¿Cómo podré recibirte?

¿Cómo merecerte?

Oh cálida mujer que su ser me entrega.

 

Como un amante casi ciego

con sus restantes sentidos exaltados

aún me conmuevo con tu canto

y creo poder percibir muy bien

la leve perturbación del aire

cuando te acerques a mi lado.

 

Deliro percibiendo tu aroma

que calcina mi abandono.

Saboreo el océano de tus honduras

de antemano

y el ánimo me levanta tu presencia

y me sacia la paz que derramas

del cántaro que traes en tus brazos.

 

Me deslumbra tu luz cuando me atraviesa

en mi desvarío de cristal tallado,

sucediendo el milagro de ocultos colores

que florecen en mis manos a tu paso.

 

Lugama en los Idus de Mayo (2016)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.