Leonor Cuevas Martín

El destino

Dentro de mi se está forjando

una coraza desde años,

poquito a poco me voy curtiendo

en esta vida de tristes sueños.

 

De realidades insospechadas

rutas diversas nunca esperadas

caminos vírgenes que descubiertos

formarán parte de aquellos sueños.

 

Quién no quisiera formar historia

permanecer en la memoria

de todos esos nuestros amigos

con quien momentos grandes vivimos

 

Es el destino, nuestro destino

el que cambiamos mientras vivimos,

no hay un principio ni un final

predestinado, ya lo verás.

 

Cada comienzo tiene un pasado

futuro cierto lo deseamos

pero actuamos en consecuencia

con cada paso en esta Tierra.

 

Las decisiones, los desafíos

nos hacen siempre cambiar el rumbo

de lo que fuera en algún momento

nuestro sentido a seguir viviendo.

 

A veces debes decir que no,

a veces puedes decir que no,

a veces debes decir que sí,

a veces puedes decir que sí,

y nunca es fácil decidir.

 

Quien con sus dudas no deseó

parar el tiempo o decir adiós

sintió por dentro contradicciones

y descubrió sus sinrazones.

 

Quien no esperando desesperó

pensó en dejarlo todo y, sin embargo, continuó

buscó alguna salida en un callejón

y aun sin consuelo, al fin, sus recuerdos apartó.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.