LLPP

La piedra del caminante

y una vez más el pequeño caminante

como si del destino se tratase

se topó con una piedra 

 

¿Era el destino jugando con sus hilos?

¿o solo un error de cálculo del mismo?

sea cual fuese la razón, la tomó y la cargó.

 

Unos pueblos más adelante

el caminante paró para descansar

"¿por qué el peso extra pequeño amigo?,

¿no te pesa esa piedra?"

un mendigo dijo al paso del carnaval

 

El caminante, dudoso ante las palabras del mendigo

buscó una respuesta

Por altas montañas

y verdes prados caminó y caminó...

¿es acaso esto mío?

¿por qué cargo esta piedra?

sin duda nuestro amigo estaba confundido

 

Al pasar un tiempo,

la piedra desapareció de su espalda

"¿dónde está la piedra?"

se preguntaba,

con lágrimas en el rostro decía

"piedra mía, ¡vuelve por favor!"

 

Cansado y sin esperanza 

nuestro caminante observó al horizonte

sus ojos hinchados vieron una bella piedra

pulida y trabajada en manos de un artesano

 

su voz, a punto de salir, se detuvo a medio camino

su mirada aun fija en el horizonte

mostraba una mueca contradictoria,

una sonrisa empapada con lágrimas

de una composición desconocida

 

nuestro caminante,  sombrero en mano

comenzó de nuevo a andar

pues eso hacía desde que tuvo conocimiento

y sabía que ese sería su final,

disfrutando del camino de la vida

y del camino del olvido

él busca una piedra para embellecer

y con la cual envejecer

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.