ricardocabrera

Gente sencilla

 

Escribo para ti y para mí,

para gente sencilla

cuya única pretensión es vivir.

 

Pero vivir no significa levantarme hoy.

Morder el día y escupir la tarde.

Ni sentirnos sofocados

por los minutos que caen a plomo

sobre la espalda.

 

Vivir, amar, reír, sentir;

debieran ser sinónimos todos.

Porque en la simpleza de vivir

los cielos amanecen azules,

las flores desbordan colores

y todos los cantos del cenzontle

son diferentes

 

Porque en el vivir

el sentido de pertenencia

no aplica.

Porque tu risa no es mía,

ni mi corazón te pertenece.

Porque la gente sencilla

comparte risas, corazón

y alma.

 

Que dolorosamente difícil

debe resultar vivir, pero vivir

desde el  amanecer hasta el ocaso.

De  emplear los sentidos

para mirar, no ver,

para escuchar, no oír.

 

Con toda esta carga a cuestas

prefiero esconderme detrás de tu sonrisa

y sentirme protegido cuando me besas,

 

Perderme en tu mirada

y robarte en el beso

la seguridad de que me amas.

 

Por eso, escribo para ti y  para mí

para gente sencilla

cuya única pretensión es  vivir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.