Almo Francesco

De la tierra te quiero.

Quiero llegar a tu boca
y hendir tu cuerpo con la semilla
de mis besos,
arrebatarte y reducir
tu corazón con mis manos
hasta convertirlo
en un grano puro.

Pura eres, eres pura.

Toda tu piel se acerca
a la vida y caen tus pies
en la tierra y crece de nuevo
las flores doradas como luciérnagas
de trigo.

Tu pecho reducido
me estremece la boca
y entre mis dedos te quiero
deslizada como un río dorado.

Incluso en los confines
de mi tierra hay una cordillera
esperando por ti, por tus besos.

Y de tu cuerpo
voy arriar tu vestido con
luces de estrellas y alzaré
tus manos de luna nueva
y la noche será de los dos
y volveremos cantando:
como dos silencios de tierra.  

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.