Santiago Miranda

Contagio, Foucault

 I

 

Control, control,
¿dónde perdí el remoto?
de historia, las guerras médicas
los exámenes marcados con rojo..
medición absoluta de peso y talla
y de las cosas que se llevan
dentro, adentro de las cabezas
¿un problema? ¿tú problema?
Creaste el ojo que todo, todo lo ve
el Dios que no precisa fé ni creencia;
o b e d i e n c i a
la cámara que todo lo captura, inseguridad
nacional arremete dentro de las ventanas
en un eco hasta la taza del baño o del té

 

Ya no existe espacio personal
todo es público
vulgar, grosero, insulso todo es
un insulto
burgués (rimar; su improperio)

 

II

 

"él no te quiere
lo que quiere es tu tiempo"
dice tu madre del vendedor compulsivo
de plusvalía en sus contratos de vida
tan a largo plazo que ningún beneficio será visible
jamás para tu corta vista o la de tus esclavos niños

 

Y vaya que tiene razón
pero no la escuchamos
al bajar, bajar, bajar-nos
luego de es-fumar-nos
por las escaleras
casi rodeamos
la cultura entera
que decae con nosotros
al trocarse humo el tiempo
entre los dedos. tiesos.

 

III

 

El poder.. y su tejida red de hombres
¿dónde fuiste pescado conmigo antes?

 

La muerte se lleva en la sangre
los sentidos; acá fuera
en las paredes
que desangran sentidos
todo es líquido que fluye
constante
Mcluhan; amplificador de sentidos
la biopolitica y su regla constante
"todo lo medido puede ser controlado:
hemos medido cuantos pensamientos
caben en la cabeza de un alfiler"
al fin, lo sabemos
solo hierro, nada más
pero los proyectiles de piedra han hablado
por si mismos, por si solos;
Resta Este Sistema Intencionado Sobre Tu Espacio
Nacerémos Cuando Infringiremos Al(-todas-las-)armas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.