José Roberto Vásquez

LA DELICIA DE AMARTE

Eres emoción imposible de controlar, siempre estas en el principio de todo y no puedo dejar de decirte cuanto te amo y cuan  hermosa te crearon.

Bella por dentro y bella por fuera.

Todas esas cosas que haces, todas esas ideas que practicas y todos esos sentimientos con los que vibras hacen suspirar mi alma.

Te admiro en gran manera, eres  mi heroína y  mi mejor y más bonita casualidad.

Con tigo puedo ser cien por ciento sincero y mi gusto se ha inclinado, a pasar el tiempo amándote aun con todo y tus defectos.

Yo te entrego todo de mi, sin esperar nada a cambio, más que el permiso de contemplarte.

Mi poesía no es para apasionarte, ¡eres pasión convertida en poesía!

Se cuando estas triste, o cuando estas alegre, incluso si no te tengo conmigo.

Coincidimos en los puntos de vista sobre la vida y tu barca nunca esta anclada en mi muelle, pues te prefiero en libertad para que decidas estar conmigo , seguir conmigo y decidas amarme una y otra vez cuando arribas  a mi puerto.

El abrazo que me calma es el abrazo  que tú me das; es comunicación que no requiere de  hablar.

Sabíamos que estaríamos juntos simplemente al mirarnos.

Te conozco desde siempre y tu sacas lo mejor de mí y yo lo mejor de ti. 

Tu eres paz y yo no soy guerra, es como andar hacia el olvido, ese que esta más haya de la última montaña donde se viven los sueños, donde se abraza el consuelo y nuestras almas flotan al son de nuestro cuerpos.

Todo conspira a nuestro favor.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.