J.C.R

Llorando dormido(serie 16 años de soledad y lamentaciones)

Soñé un pasado aciago

en noches de nebluna

y soles albinos.

Un recuerdo me llamaba,

pues yo nunca olvido.

El viento me consolaba,

la oscuridad me iluminaba.

Yo mismo me lamentaba: ¡Qué mal estaba!

 

-¿Por qué nadie me quiere?

¿Por qué nadie me ama?- me preguntaba.

 

Solo una noche más,

pues aunque llorando en recuerdos esté,

me acordaré de ti en la cama.

Que mis preguntas se grabaron en mi piel,

como en mi corazón fue tu mirada.

Ahora, me encuentro solo.

Abandonado y sin mi amada.

 

 

De repente, me desperté

en un prado de rosas,

rosas negras de dolor.

Y con una espina de un rosal,

recién clavada en mi brazo, ponía:

¿Por qué nadie te quiere?

¿Por qué nadie te ama?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.