Alexander J. Montero

El girar de Orfeo

Visito los pasos ya andados y al recuerdo lo llamo
Algunas noches, sobre todo las errantes,
Cuando la luna esta baja y el espanto de tu perfume
Pena por el aire…sobre todo cuando pena por el aire.
La laja en el suelo esta húmeda y fría,
La penumbra de los faroles tiene un velo en bruma
Y un lánguido halo atravesado por la irracional pasión
De las suicidas polillas. El tiempo y el espacio
Han conspirado para llevarme de nuevo
A la claridad de tu recuerdo (en halo y en velo esta noche),
Atravesado por la pasión imprudente de la nostalgia
Y la melancolía alada. La palma de mi mano intacto
Mantiene el rose, mi labio fresco el beso
Y mi cuerpo, encarnado el alma del abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.